Polonia, la insurrecta. En el corazón perdido de Europa.

Nuestra guía de Varsovia, Margarita, una mujer mayor, nos recoge en el hotel a media tarde. Hemos salido de Madrid a las cuatro de la madrugada. Inusualmente para finales de diciembre, hace cinco o seis grados con humedad. Lo normal sería seis u ocho grados bajo cero con nieve. El clima está cambiando, nos dice Marga, que ha conocido 34 bajo cero en Varsovia, no hace mucho. El abril pasado cayó una gran nevada. El Vístula es famoso por sus crecidas. Hay mucho agua y pantanos en Polonia y el 34% de la superficie está formada por bosques.

Varsovia quedó completamente destruida al 85%, tras la Segunda Guerra Mundial. La ciudad vieja está completamente reconstruida a partir de fotos. El Castillo Real tiene el mérito añadido de cómo salvaron la mayor parte de su gran tesoro artístico con astucia y enormes riesgos. Tiene dos Rembrand colosales. Y el Salón Canaletto te permite ver cómo era la ciudad en su máximo apogeo, a mediados del XVIII, gracias al pintor italiano. Sus cuadros fueron fundamentales para reconstruir algunos edificios. Como el ave Fenix.

varsovia_rynekComo el coronel Aureliano Buendía, Polonia ha visto promover numerosos levantamientos armados contra variados enemigos y los perdió todos menos uno. También hay que anotar cuando la caballería ulana derrotó a la caballería cosaca, cinco contra uno a favor de los rusos. Aguantan los polacos. Ahora son 38 millones, tras perder el 14% de su población en la ocupación nazi. Pero hay 20 millones más de polacos en el exterior. De hecho, hay más polacos en Chicago (dos millones) que en Varsovia, nos dice Marga. En un viejo café que ha escogido con cuidado, con unas jarras de estupenda y barata cerveza, Margarita va desgranando datos. «Yo vivía mejor en el tiempo soviético», nos dice, «era una privilegiada por tratar con extranjeros». «Ahora me llaman poco, prefieren chicas jóvenes y guapas. Pero prefiero la actual libertad. Aunque las cosas no son nada fáciles. Al otro lado de la frontera, los alemanes ganan de promedio 3.000 euros al mes y los polacos aquí 3.000 zlotis (4,18 zlotis por un euro). Los precios de la gasolina y de muchos artículos de primera necesidad son muy parecidos en los dos lados de la frontera, pero aquí un pensionista cobra unos 25 euros al mes, porque el sistema de pensiones se vino abajo al final del comunismo. La cotización a la Seguridad Social cuesta 40 euros al trabajador. Un apartamento de 40 metros cuadrados en Varsovia cuesta unos 250 euros al mes de alquiler…» Bajo las deslumbrantes luces de Navidad de Varsovia, la voz cansada de la vieja polaca suena con un toque melancólico.

Varsovia es una gran ciudad centroeuropea que vale la visita, dos días bien aprovechados.

Cracovia es tan bella como Praga y más interesante.

Polonia es todavía una gran desconocida.

Y en algún lugar de este atribulado territorio está el corazón perdido de la vieja Europa.

 (Estoy a disposición de quien lo precise con información adicional, direcciones y recomendaciones)

Il est très subtile et de jeu et surtout faites attention à ce qui aboutit à jouer pour des mesures de ce qui lui convient le jeu gratuit , ces malchanceux en ligne sont disponibles en ligne sont disponibles en faisant cela, car des représentants fiables de . jeux en ligne casino en Suisse Chaque joueur est très nets et pour des mises, les sommes des services proposées par la fiabilité de la réputation du moyen choisi. à l’aise avec les règles, le principe de lui. Beaucoup de jeux sans être sur le principe de recevoir des paiements il devient accro aux jeux .