La nueva convergencia: tiendas, ágora y medios de comunicación

Nos acercamos a un momento de cambio sistémico en el negocio de la información

inteligenciaartificial

En los mercados avanzados (que no es el caso de España), se está produciendo un estallido de cambios, innovaciones y experimentos en cadena, en los medios de comunicación, que en ocasiones van mucho más allá de una mera reorganización editorial. Es fácil perder la perspectiva, así que no está de más centrarnos, aunque sea brevemente, en algún aspecto radical y de fondo, porque la sacudida que están experimentando los editores de noticias también empiezan a alcanzar al comercio y a la forma en que se crea y se retroalimenta la opinión pública.

Un informe del Nieman Journalism Lab, intenta nada menos que predecir cómo será la vida digital en el 2025. Para ello ha involucrado a expertos de muy diferentes materias y ha realizado una muy interesante encuesta. Algunas respuestas marcan caminos inquietantes y otras son muy sugerentes. «Internet se utilizará como la fuerza más eficaz de control de las mentes como jamás se ha visto en el planeta», dice, Mikey O’Connor. Hay una coincidencia en destacar que nos encaminamos a una reorganización radical y sin final de la publicación y distribución de la información. El negocio de las noticias se enfrenta a un tsunami, pero luego se involucran la enseñanza, la sanidad y todo el comercio mayorista y minorista en general. Habrá una enorme variedad de puntos de acceso a la información, interpersonales, en red, nuevos y tradicionales. La inteligencia artificial y la realidad aumentada serán ejes sobre los cuales pivotará la mutación planetaria. Los móviles, las redes sociales y la Wikipedia, etc.,  son sólo meros pasos hacia una meta mucho más amplia.

El informe de Gigaom que publicamos a continuación sobre el futuro de la industria de las noticias nos da nuevas claves. Mezclar contenidos de calidad con comercio electrónico, recomendaciones en redes sociales y propuestas de compra, va a revolucionar la publicidad y la distribución. Vamos hacia modelos de distribución social y móvil de información.

La nueva convergencia no será fácil, ni barata, ni demasiado previsible. Eso da ventaja a los que pueden financiar experimentos en cadena, prueba y error sin límite. Anotemos que el «New York Times» tiene a 32 personas trabajando a jornada completa en el desarrollo de una aplicación  para móviles, que tendrá su propia redacción separada, con lo que realmente se creará un nuevo medio.

En este horizonte de discontinuidad radical no puedes limitarte a hacer EREs, desinvertir en los medios, austeridad a toda costa, inmovilismo en los dirigentes. ¿Tendrán que venir de fuera a hacer los deberes que no pueden o no se atreven a encarar los editores españoles?