Más allá del caso «Le Monde».

El diario francés “Le Monde” ha sido y aún es en cierta medida, uno de los mejores periódicos del mundo, con un papel muy importante en la difusión de la cultura gala en el globo. El problema es que pierde dinero a chorros, desde hace ya mucho tiempo, al mismo tiempo que miles de lectores. Una de las causas de este hecho, no la única ni la más importante, desde luego, radica en el inmovilismo y la endogamia provocada por un Estatuto de Redacción que daba mucho poder a los periodistas de su plantilla. Una finalidad loable con una deriva perniciosa. Por cierto que “El País” tiene un estatuto de redacción más limitado, aunque en parte inspirado en el del vecino de París, pero se podrían sacar algunas enseñanzas…

El caso es que fue necesario recapitalizar el diario parisino y la oferta triunfadora no fue de otros editores o empresarios de medios de comunicación, sino del trío “BNP”, formado por el banquero Matthieu Pigasse y los empresarios Xavier Niel y Pierre Bergé, que se comprometen a inyectar 110 millones de euros, con ardientes promesas de no tocar la línea informativa y editorial del periódico (de izquierda). Pero el peso de la propiedad termina siempre imponiéndose, claro. A las pocas semanas del acuerdo, han dado la patada a Eric Fottorino, presidente del grupo “Le Monde”, y lo van a sustituir por un hombre de confianza del banquero. El pretexto o el texto es reducir costes, ¿les suena?  Dijeron que era un escándalo que un periódico con poco más de 300 redactores pague coche y chofer a 46 directivos, tiendo en cuenta que dicho diario tiene una deuda acumulada de 65 millones. Parece muy justificado.

Prisa tiene una participación del 15% en el capital de “Le Monde” y parece que negocia con el trío BNP para tener más voz y voto. El primer accionista de Prisa es un fondo de capital riesgo norteamericano, que nada más entrar ha dicho al parecer  que hay que recortar gastos, salarios y eso. No es el mismo caso. “El País” aún gana dinero y su posición estratégica en el mundo de habla hispana es muy importante. Pero hay ciertos  y limitados paralelismos que merecen ser seguidos.

Por cierto que el grupo inmobiliario francés Fonciére Colbert va a recapitalizar con 12 millones de euros al diario de izquierda “Libération”, cuyo accionista de referencia es un Rothschild. Y el empresario francés Bernard Arnault va a comprar el diario “Journal des Finances”. Ya es propietario del otro diario económico galo “Les Echos” y de la revista “Investir”. ¿No es interesante?

Y hablando de interesante, no se pierdan la columna de Steven Pearlstein en “The Washington Post” sobre el “googlepolio”: