Vanguardias del periodismo global (I)

Miguel Ormaetxea ArroyoLas transición digital se está acelerando en los medios de comunicación tradicionales y los nuevos nativos on line en los mercados más avanzados, especialmente en EEUU, pero también en algunos europeos, especialmente en la Europa del Norte. Aún estamos en el minuto cinco del partido, pero es muy importante seguir las luces más significativas que van apareciendo. He aquí algunas.

El «New York Times» es, sin duda, un adelantado que es obligatorio seguir. Es uno de los pocos medios tradicionales que puede decir que su muro de pago es un éxito. Dos años y medio después de establecerlo, ya tiene más de 700.000 suscriptores digitales, que le han reportado 75,1 millones de dólares en el primer semestre del año. Su dependencia de una publicidad declinante se ha reducido significativamente, ya que ahora más de la mitad de sus ingresos totales provienen de sus lectores. Acaba de presentar su nueva página de acogida, base del rediseño que estará listo a principios de 2014. Es algo más que un lavado de cara. La información, mucho más rica visualmente, más clara y fácil de navegar, refleja la aplicación del periódico para iPad. Hay mucho más oferta multimedia y mayor relevancia a los comentarios de los lectores, mayor interactividad, nuevas herramientas de navegación y nuevas fuentes. Intentan crear poco a poco una experiencia del lector nueva y personalizada.

También el rosado «Financial Times» es un adelantado de la transición digital. El trabajo editorial se hace por y para la web y solo un pequeño equipo hará el nuevo diario global en papel que se lanzará en el primer semestre del año que viene. Ahora tienen 100.000 suscriptores digitales más que la edición en papel, que vendió un promedio diario de 236.000 ejemplares en cifras cerradas a agosto pasado (-15% sobre el año anterior). Hay que destacar que 73.000 ejemplares se vendieron en el Reino Unidos, 81.000 en Europa, 46.000 en EEUU y más de 33.000 en Asia. Pueden decir que es un medio global, uno de los más influyentes del globo junto con «The Economist», a mayor gloria de la visión anglosajona del mundo y sus intereses.

Para redacción futurista, la que ha presentado Fox News en su plató de TV para las noticias, con los redactores trabajando en unos enormes monitores táctiles de 55 pulgadas, recibiendo en tiempo real informaciones de Twitter y Facebook. Pero eso es la tecnología, la cáscara, el verdadero debate sobre el futuro del periodismo apenas acaba de empezar. La dura polémica entre el que fuera director ejecutivo del NYT, Bill Keller, y Glen Greenwald, que ha publicado en «The Guardian» importantes revelaciones sobre el espionaje masivo de EEUU en todo el mundo, contiene cuestiones cardinales: ¿Medios de gran influencia y prestigio son realmente «activistas, subjetivos y sesgados» en cuestiones que afectan gravemente a sus países y gobiernos? Habrá que seguir también esas luces.